Cardenal Brenes: Satanás anda suelto, pero nada ni nadie nos apartará del amor de Dios

Arzobispo de Managua durante su homilía expresó que pese a los daños a los templos y las imágenes “no existe ni odio ni rencor”

Emiliano Chamorro Mendieta

El Cardenal Leopoldo Brenes, Arzobispo de Managua, oficio misa la mañana de este miércoles desde la capilla de la Sangre de Cristo en Catedral Metropolitana de Managua, que fue objeto de un atentado terrorista el pasado 31 de julio, calcinando todo la capilla y la venerada imagen de 382 años de antigüedad.

Brenes también presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, denunció cómo se han venido profanando los templos en Nicaragua, y a la vez les recordó a los fieles que, aunque “el diablo anda suelto” siempre “Cristo está cerca de nosotros”.

“El demonio anda suelto, como decía mi abuelita, y quiere herir a la Iglesia… a los obispos, a los sacerdotes, a nuestras religiosas, a nuestros fieles”, pero “nada puede, porque Cristo está cerca de nosotros y nada ni nadie podrá apartarlos del amor de Dios”, dijo el máximo jerarca de la Iglesia católica, en una misa eucarística que fue transmitida en vivo a través de las redes sociales de los medios de comunicación de la Iglesia catolica.

Cardenal Leopoldo Brenes, Arzobispo de Managua y presidente de la Conferencia Episcopal. Foto/ Cortesía

El arzobispo de Managua, desde el momento en que la capilla de la Sangre de Cristo fue quemada calificó el acto de terrorismo, premeditado y planificado.

En la eucaristía, el guía espiritual de Managua, aseguró que pese a los daños que se está haciendo a los templos y la destrucción de imágenes “nada ni nadie nos podrá apartar del amor de Dios, porque Dios nos ama con amor eterno”.

Durante la eucaristía el pastor de Managua aseguró que aunque el pueblo de Nicaragua, así como la capilla de la Sangre de Cristo están atormentados “están sin odios ni rencor, porque para el cristiano no hay lugar para el odio, ni para la venganza”.

“Nosotros hemos levantado nuestra mirada al Señor. Este pueblo está atormentado, estas en tu humilde y sencilla devota de la Sangre de Cristo, triste y atormentada, pero con sentimientos tan hermosos, sin odio ni rencor (…) Pero allí, el gran testimonio es Cristo, Nuestro Señor, clavado en la cruz, después de haber sido ofendido, después de haber sido lapidado, después de haber sido arrastrado y humillado hasta el extremo, con el gesto más hermoso… Perdónalos porque no saben lo que hacen. Para el mundo será difícil comprender esta actitud, será difícil pensaba yo, poder complacer los sentimientos de la opinión pública, de personalidades, pero el Señor nos da la pauta en este momento, desde la cruz, aferrados a la cruz, para poder perdonar, sabemos que El nos va acompañar de manera grande”, dijo Brenes.

Quisieron destruirlo

“Quisieron destruirlo, pero no pudieron, ese rostro calcinado (de la Sangre de Cristo) es el rostro vivo que nos mira a cada uno de nosotros con mirada de compasión y que nos está diciendo adelante, yo estoy con ustedes”, dijo Brenes lanzando una mirada a la imagen calcinada de Cristo que sigue en pie, pero al acto de terrorismo.

 

Compártenos:

Facebook Comments

Portavoz Ciudadano

Somos un medio de comunicación que brindará periodismo responsable. En este sitio usted tendrá una diversidad de información como política, religión, nacionales, cultura, tecnología, deporte, perfiles, análisis y reportajes y temas internacionales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *