Criminalidad en aumento en Nicaragua

Monitoreo Azul y Blanco destaca que entre los perpetradores de crímenes están la policía y paramilitares

Emiliano Chamorro Mendieta
La violencia con ribetes políticos en Nicaragua se ha disparado en el aumento de asesinatos, de acuerdo a monitoreo que presento el Monitoreo Azul y Blanco, presentación que estuvo a cargo de la investigadora y experta en seguridad, la socióloga, Elvira Cuadra, quien aseguro que los perpetradores de los crímenes son policías y paramilitares, por lo que los hechos de violencia tienden quedar en la impunidad

“Entre enero y junio de 2020, se identificaron 114 casos de asesinatos en diferentes lugares de Nicaragua, con un total de 131 víctimas, de las cuales 107 eran hombres (82 %) y 24 eran mujeres (18 %). Comparando esta información con el mismo período del 2019, hay una diferencia pues la mitad de los casos ocurrieron en las zonas rurales (50.9 %) y la otra mitad en localidades urbanas (48.2 %)”, explicó Cuadra en la presentación.

La violencia en Nicaragua se ha recrudecido luego de la rebelion civica de abril de 2018. REUTERS/Oswaldo Rivas

De acuerdo al Monitoreo Azul y Blanco, los meses en los que se presentaron más casos de crímenes fueron enero con 27 (24 %); abril, con 21 casos (18 %) y mayo con 19 casos (17 %). Comparados con los mismos meses del año 2019, es posible identificar un incremento sustancial de asesinatos equivalente al 338 % entre un año y otro. Solamente para ejemplificar, el total de asesinatos que ocurrieron en el mismo período del 2019 es uno menos respecto a los que ocurrieron en enero de 2020”.

Según el monitoreo, la característica principal de estos hechos de violencia durante el 2019 es que se produjeron 141 casos que dejaron como resultado 163 personas asesinadas. Estos asesinatos se elevaron considerablemente durante la segunda mitad del año, alcanzando un promedio de 11 asesinatos por mes durante el año y 19 asesinatos mensuales durante el segundo semestre. Más del 70 % de esos asesinatos se produjeron en localidades rurales, específicamente en el departamento de Jinotega. Los municipios que presentaron la mayor incidencia fueron El Cuá, Wiwilí de Jinotega, San José de Bocay y Managua. La mayoría de las víctimas eran hombres entre los 20 y 59 años.

La investigación señala además que un porcentaje importante de las víctimas (19 %) tenía vínculos políticos con diferentes agrupaciones como partidos políticos, el movimiento cívico y otras expresiones organizadas.

“De manera que, en esos casos, se presume que hubo motivación política para el asesinato. Las personas que cometieron esos asesinatos fueron principalmente hombres y en un porcentaje importante (14 %), fueron grupos de dos o más personas. Los niveles de violencia empleados fueron elevados, pues en más de la mitad de ellos se utilizaron armas de fuego, armas de guerra incluidas; por otra parte, en un poco más del 40 % de los casos, las víctimas recibieron más de un disparo”, refleja la investigación.

Criminalidad en aumento
Esa violencia, indica la investigación, no ha disminuido en el año 2020, según los datos recopilados de diferentes medios de comunicación entre los meses de enero y junio.

“En este reporte se presentan los datos más relevantes sobre el perfil de las víctimas, el perfil de los victimarios y las características de los casos. Entre enero y junio de 2020, se identificaron 114 casos de asesinatos en diferentes lugares de Nicaragua, con un total de 131 víctimas, de las cuales 107 eran hombres (82 %) y 24 eran mujeres (18 %). Comparando esta información con el mismo período del 2019, hay una diferencia pues la mitad de los casos ocurrieron en las zonas rurales (50.9 %) y la otra mitad en localidades urbanas (48.2 %).

Casos de crímenes por sector
Los meses en los que se presentaron más casos fueron enero con 27 (24 %); abril, con 21 casos (18 %) y mayo con 19 casos (17 %).

“Comparados con los mismos meses del año 2019, es posible identificar un incremento sustancial de asesinatos equivalente al 338 % entre un año y otro. Solamente para ejemplificar, el total de asesinatos que ocurrieron en el mismo período del 2019 es uno menos respecto a los que ocurrieron en enero de 2020”, preciso Cuadra en la presentación.

Los municipios de mayor incidencia con respeto a los crímenes son Managua, San José de Bocay, El Cuá y Wiwilí de Jinotega. Con porcentajes un poco menores, también registran incidencia importante Estelí, Matagalpa, Rosita, Waslala y El Tuma-La Dalia.

El total de víctimas es de 131 personas, de las cuales 107 son hombres (82 %) y 24 son mujeres (18 %). La mayoría de las víctimas se ubican en los rangos de edad entre los 16 y 59 años; es decir, personas en la plenitud de la vida y de sus capacidades.

“De las 131 víctimas, 15 tenían alguna vinculación política (11 %) con organizaciones del movimiento cívico, partidos políticos, organizaciones religiosas o de otra índole, por lo que se presume que sus asesinatos están relacionados con motivaciones políticas”, expresa el monitoreo.

Perfil de los perpetradores
La investigadora señala que en 82 de los casos (50 %), “las personas que cometieron los asesinatos fueron hombres; cinco asesinatos fueron cometidos mujeres y en 29 casos no se logró identificar el sexo de las personas perpetradoras. En 25 casos (21.9 %), los asesinatos fueron cometidos por dos o más personas. En 6 de los casos se identificó la vinculación política de los perpetradores como policías y personas integrantes de grupos paramilitares. En este período no se pudo determinar la hora en que fueron cometidos los asesinatos en 79 de los casos (69.3 %); en el resto, se pudo determinar que la franja horaria en la que ocurren la mayoría es el transcurso de la tarde y la noche. Es decir, 27 casos que representan el 23.7 %.”.

Cuadra señaló que los crímenes quedan en la impunidad ya que los perpetradores son personas vinculadas a la dictadura.

Una violencia persistente y en aumento
Los datos recopilados en este período muestran que se mantiene, e incluso ha aumentado, la tendencia de asesinatos que inició en 2019. Durante este primer semestre del 2020, el promedio de asesinatos por mes es de 19, un promedio igual al del segundo semestre del 2019 cuando comenzó a repuntar esta tendencia. Si se comparan estos datos con el primer semestre del 2019, el incremento supera el 300 %. Sin embargo, hay variaciones que es importante analizar.

“Los asesinatos están ocurriendo tanto en las zonas rurales como en las zonas urbanas, a pesar de que las localidades con mayor incidencia son los municipios de la zona localizada entre Wiwilí de Jinotega, El Cuá y Bocay. Aunque las motivaciones políticas parecen disminuir como causa de los asesinatos, al analizar el perfil de los perpetradores, es posible identificar que se trata de grupos que actúan de manera organizada, utilizan armas de fuego y armas blancas, además que siempre se utilizan altos niveles de violencia, tal como se puede ver las múltiples heridas o disparos que presentan las víctimas. Esto permite formular dos hipótesis: la primera es que los grupos de paramilitares además de la violencia política ahora también están cometiendo delitos de orden común; la segunda es que están encubriendo los asesinatos políticos como asaltos u hechos de violencia de otra naturaleza”, preciso Cuadra.

Compártenos:

Facebook Comments

Portavoz Ciudadano

Somos un medio de comunicación que brindará periodismo responsable. En este sitio usted tendrá una diversidad de información como política, religión, nacionales, cultura, tecnología, deporte, perfiles, análisis y reportajes y temas internacionales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *