Nicas en el exterior plantean gobierno de transición en Nicaragua para sacar del poder al dictador Daniel Ortega

Nicaragüenses en el extranjero exhortan a la oposición no seguir negociando con Ortega dado que este no cumple cuando se compromete, recordando los acuerdos alcanzados en marzo de 2019 entre la dictadura y la opositora Alianza Cívica en materia electoral y restitución de derechos

Emiliano Chamorro Mendieta

Los nicaragüenses en el exterior todos a una sola voz demandan la salida del dictador, Daniel Ortega del poder, quien se enraizó en la silla presidencial desde el 2007, junto a la ahora vicedictadora, su esposa, Rosario Murillo, quien es la única voz que se escucha en el cada vez más débil régimen orteguista a través de sus medios de comunicación oficialistas.

“Todos los que llegan al poder no solamente se quedan atornillados en la silla, sino que tristemente se olvidan de sus raíces. Claro que queremos que Ortega se vaya, pero en Nicaragua debe haber una revolución del amor, una revolución de servir a la sociedad como un arte para gobernar, no un arte para mentir, no un arte para engañar y corromper o abusar del poder hasta el punto de violar nuestra Constitución Política y secuestrar a todos las instituciones del Estado”, expresó el nicaragüense, Francisco Pompilio Sanabria, que reside en Estados Unidos.

Sanabria también explicó que nada serviría ir a unas elecciones nacionales “sin esas reformas electorales profundas que necesitamos y demandamos” ya que según, el nicaragüense “eso sería votar sin elegir y lo peor sería darle reconocimiento y legitimidad al dictador porque ya los votos Daniel Ortega ya los ha contado y va aparecer sinvergüenzamente de nuevo ganador con el mas de 60 por ciento de votos a su favor, cuando en realidad se trató de otro fraude”.

Sanabria, quien es el presidente de la organización Nicaragua Primero, en Texas, explicó que Ortega debe cumplir los acuerdos de marzo de 2019, donde se contrajo el compromiso con la Alianza Cívica, de reformas electorales profundas y consensuadas.

“Si tiene voluntad que cumple esos acuerdos y de allí partimos, además, que libere los derechos de los ciudadanos a manifestarse en las calles porque es un derecho constitucional, que desarme a sus paramilitares y algo muy importante, se deben liberar a todos los presos políticos, sin esas condiciones, no se podría ir a comicios electorales”, expresó Sanabria.

Trabajar un gobierno de transición

Johnny González, otro nicaragüense en los Estados Unidos, tiene una posición más radical sobre la crisis política de Nicaragua y demanda que no se deben hacer elecciones con la participación de Daniel Ortega.

“De nada sirve hacer reformas electorales porque Daniel Ortega se las roba, ya hay suficiente experiencia de fraudes de su parte y de su Consejo Supremo Electoral. Ir a elecciones con Ortega gobernando, aún con reformas electorales es un fraude seguro y eso es legitimar al dictador para que nos siga asesinando y destruyendo Nicaragua”, expresa González, un autoconvocado que participó activamente en la lucha de abril de 2018, cuando mas del 80 por ciento de la población demandó en las calles la salida de Ortega y Murillo.

Johnny Gonzalez

Johnny González, originario de Nandaime, asegura que su sueño es ver a Nicaragua sin Daniel Ortega y democratizada

Para González lo que cabe en Nicaragua es impulsar un gobierno de transición y luego ir pensando en unas elecciones nacionales para que el pueblo pueda votar en libertad.

“Cualquier elección popular con Ortega en el poder aún con reformas este se las roba. Lo único que veo sano es organizar un gobierno transicional y luego organizar comicios electorales”, planteó Gonzalez.

Ortega y Murillo gobiernan Nicaragua desde el 2007 y desde entonces ha venido haciendo reformas a la Constitución para afianzarse en el poder a través del dominio de todas las instituciones, entre estas, el Ejército, la Policía, la Corte Suprema de Justicia y el Poder Electoral.

Con Ortega en poder no se podrá elegir a nadie

Roberto D’Andrea, político opositor que tuvo que huir del país tras la persecución y represión orteguista de 2018 coincide con González en la implementación de un gobierno transicional que de paso a la creación de condiciones electorales para sacar a Ortega del poder.

“El problema es que con Ortega en el poder no se podrá elegir a nadie, se roba las elecciones. Yo lo que pienso que para que haya un verdadero Consejo Supremo Electoral, primero, se deberá formar una junta de gobierno transicional. Mientras este el Frente Sandinista en el poder o fuera del poder yo no creo haya elecciones transparentes”, señala D’Andrea, empresario y exiliado en Honduras.

Roberto D’Andrea, opositor y empresario nicaragüense en el exilio

El opositor también recomendó que los magistrados de un nuevo  Poder Electoral deberán salir por selección del pueblo rectoreado por el gobierno transicional y no por las negociaciones entre la dictadura y los partidos políticos actuales “porque todos son zancudos y traicionan al pueblo”

D’Andrea también aseguró que en futuras elecciones “ningún Ortega Murillo deberá participar en comicios para elección popular. “En realidad los Ortega Murillo debieran estar presos por crímenes y corrupción en Nicaragua”.

Llama a cerrar filas contra Ortega

Luis Basset, también nicaragüense radicado en norteamérica, es de la opinión de que al dictador, Daniel Ortega se le ha dado mucho tiempo para “que siga destruyendo Nicaragua y más nicaragüenses vivamos en el exilio”.

“Yo pienso que sería una manera eficaz una junta de gobierno de transición porque está planteado dentro del derecho internacional. Ortega no va entregar el poder, así sea que haya una reforma electoral profunda o presiones internacionales”, plantea Basset.

Sin embargo, el opositor y empresario nicaragüense considera que el los sectores más influyentes de Nicaragua, como el sector privado y opositor son pieza importante para exigir a Ortega abandonar el poder de manera cívica.

“Es el momento que todos, la empresa privada, la oposición política, los jóvenes, los comerciantes , todos unidos y cerrando filas contra Daniel Ortega. Solo asi podra aceptar dar apertura a cambios profundos que conduzcan a un cambio y ese cambio pasa porque Ortega se vaya del poder”, expreso Basset, también comunicador y presidente del Diario Nicas en el Exterior, en California.

Mayra Bonilla, una nicaraguense autoconvocada que reside en Costa Rica, plantea algo distinto, tomando en cuenta la vocación autoritaria de Ortega.

“Ortega llegó al poder para quedarse y ya impulsa el mismo modelo dinástico de los Somoza. Con esto quiero decir que el no va entregar el poder. El ya lo heredó a su mujer, la vicedictadira Murillo y así pretenden seguir siendo tiranos, En realidad, creo que la única manera de botar a Ortega es regresando a la lucha de abril, donde todos cerremos filas para demandar un país en libertad y justicia. Ya no caben más negociaciones con este dictador; ya se burlo del pueblo cuando suscribió con la Alianza Cívica los acuerdos de marzo que demandaban restitución de derechos civiles y reformas electorales. Ortega no cree en opciones pacíficas, tiene vocación autoritaria”, aseguró Bonilla.

 

 

 

 

 

 

Francisco Pompilio Sanbria,

 

Compártenos:

Facebook Comments

Portavoz Ciudadano

Somos un medio de comunicación que brindará periodismo responsable. En este sitio usted tendrá una diversidad de información como política, religión, nacionales, cultura, tecnología, deporte, perfiles, análisis y reportajes y temas internacionales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *