¿Por quė la prensa independiente no tiene acceso a la OPS en Nicaragua ante el COVID-19?

Alfonso Malespín valora que las autoridades sanitarias pueden perder prestigio ante las crisis del coronavirus y señala que lo que “más necesitan las autoridades en este momento es legitimidad y credibilidad, entonces, no informar o informar de manera insuficiente son cuestiones que la ciudadanía cobra caro”, advierte el experto

Dorian Orozco

Los dictadores Daniel Ortega y Rosario Murillo no solo centralizan la información pública a los medios independientes de Nicaragua,sino que también aplican la política de “no contaminación” –estrategia que aplicó su consorte Murillo– a la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

La pareja presidencial ha hecho una política de dictador imponiendo un bozal sobre los medios independientes, que demanda transparencia en medio de una crisis sanitaria.

Según el experto, Guillermo Medrano, la OPS debe presionar al gobierno para que los medios independientes hagan cobertura en rueda de prensa y no siga la censura hacia estos medios.

Medrano sostiene que la OPS puede solicitar al gobierno tomar medidas para establecer un canal de comunicación hacia todos lo medios para que se abarque la crisis de forma general.

Guillermo Medrano

Guillermo Medrano, experto en comunicación

“Es que la gente no solo ve sus canales, hay gente que mira otro tipo de noticias y deben organizar una forma para que la ciudadanía se informe”, dice el especialista destacando que el gobierno comete un “grave” error al silenciar a la prensa independiente.

“La Organización Panamericana de la Salud puede recomendar, presionar y sugerirle que abran las puertas a todos los medios de comunicación para cubrir está pandemia”, subrayó el especialista en temas de acceso a la información pública y participación ciudadana.

Para Alfonso Malespín, experto en comunicación, sostiene que la OPS trabaja con los datos que le brinda el gobierno –que censura a los medios independientes–; y no puede sobrepasar tal información, asegura el experto.

“En el momento en que se dio el reporte de seis casos positivos –una aparente equivocación de la OPS–; son dos los que tiene que reportar porque eso es lo que le reporta el Estado”, siguió diciendo Alfonso Malespín tras señalar que aunque la OPS sospeche o tenga certeza de que hay más casos, solamente eso puede notificar por la información que le suministra el Estado.

Malespín manifiesta que el periodista está facultado para buscar un representante de la OPS que ofrezca información, porque según el experto, la burocracia que está “diseñada” con una serie de protocolos, funcionan como una camisa de fuerza hacia la Organización.

A pesar que la OPS no es una organización estatal y está regida bajo reglas y “burocracia” no insiste al gobierno para invitar a los medios independientes a cubrir la crisis sanitaria que ya sobrepasa los 10.000 muertos. Tampoco ha comunicado en su plataforma virtual ninguna recomendación de una cobertura ampliada.

Sin embargo, este patrón “sandinismo comunista” viene siguiendo a la dictadura China comunista que ha silenciado la prensa independiente, donde se ve hasta severas sanciones que van desde una reprimenda profesional hasta penas de prisión.

La representante de la OPS en Nicaragua, Ana Solís-Ortega Treasure, claramente se le ha visto relacionándose con la cúpula del gobierno de Ortega y brindando declaraciones en medios oficialistas, dejando fuera a los medios independientes que en su mayoría tienen más alcance en el país.

Confusión por secretismo
Las autoridades sanitarias nicaragüense han remarcado que los casos de COVID-19 son únicamente “importados”, pero Cuba recibió un conciudadano procedente de Nicaragua dando positivo dejando al descubierto la versión del Minsa.

No obstante, Rosario Murillo se equivocó este sábado en su intervención del mediodía expresando que 14 personas sospechosas arrojaron como “positivo” por COVID-19. Debido a esa información incompleta y no fidedigna se crea una especulación.

Para Medrano, el gobierno continúa con la “cultura del secreto” donde censuran a los medios independientes en las ruedas de prensa del Minsa, a pesar de que una pandemia pone en peligro a la sociedad.

Alfonso Malespín valora que las autoridades sanitarias pueden perder prestigio ante las crisis sanitaria y señala que lo que “más necesitan las autoridades en este momento es legitimidad y credibilidad, entonces, no informar o informar de manera insuficiente son cuestiones que la ciudadanía cobra caro”, advierte.

Medrano señala que a pesar de la crisis que atraviesa la mayor parte del mundo, el gobierno mantiene la censura previa “y eso es sumamente peligroso porque los medios de comunicación oficialistas no están autorizados para preguntar y lo único que ellos hacen es difundir la noticia, sabiendo que entre difundir e informar hay un mundo de diferencia”, valoró el especialista.

Compártenos:

Facebook Comments

Portavoz Ciudadano

Somos un medio de comunicación que brindará periodismo responsable. En este sitio usted tendrá una diversidad de información como política, religión, nacionales, cultura, tecnología, deporte, perfiles, análisis y reportajes y temas internacionales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *