¿Pueden los niños escapar de la obsesión por el celular, iPad o Tablet?

¿Cómo los niños y niñas pueden sobrevivir a la obsesión de los dispositivos electrónicos, el celular, iPad o Tablet?; ¿Cómo evitar que pasen demasiado tiempo con los videojuegos o redes sociales?

Arnulfo Agüero

¿Cómo lograr que pasen más tiempo contigo, convivan, platiquen, realizan otros tipos de juegos interactivos y que no pierdan sus habilidades sociales?, estas son parte de las interrogantes  que muchos padres y maestros se hacen sobre las tecnologías y aprendizaje sin control del mundo virtual.

Se tiene la impresión que cada día los dispositivos electrónicos han tomado el control de la vida diaria de las personas de edades activas. Unos no le dan importancia, otros simplemente lo ignoran, pero hay otros más preocupados porque cada vez es más obsesivo su uso lo cual viene a ser un peligro para la salud educativa, mental y física.

¿Pero que del futuro de las nuevas generaciones: de los niños, niñas en edad escolar?. Muchos maestros y padres familia han visto que los dispositivos electrónicos han venido alejándolos de sus relaciones cotidianas las que a la postre vendrán a impactar seriamente el desarrollo educativo.

“El celular y uso de aparatos dispositivos en la infancia sin un control o propósito determinados afecta no solo el desarrollo mental de los infantes sino también sus relaciones familiares y sociales” valora la docente Hilda María Baltodano Reyes, autora del libro didáctico y de entretenimiento “¡Juguemos, pues! Léxico de los juegos populares nicaragüenses”.

La educadora explica que cuando los padres se despreocupan  y no crean espacios y tiempos para los juegos infantiles, éstos dejan que sus hijos pierdan la diversión de convivir con los demás, con otros niños, con la familia.

Un tesoro escondido

Para enfrentar esta situación de dependencia u obsesión por los dispositivos electrónicos, dice que existen actividades y dinámicas para todas las edades que nos permiten dialogar, jugar y disfrutar con los pequeños.

Y que como padres, en vez de desentenderse del menor y dejarle el celular o tablet que pronto  se arruinará, puede dejarle un tesoro escondido. Luego sugiere alternativas y enumera cinco:

  • Sentar al niño o niña con un lápiz y jugar stop.
  • Saltar juntos unos segundos.
  • Compartir las tareas de la casa como conviene.
  • Enseñarle un canto popular.
  • Contarle un cuento y arrullarlo antes de dormir en vez de dejar que su pequeño cerebro esté cansado de tantas imágenes no solo dará un buen sueño al menor sino también me da espacio para aconsejarlo, preguntarle de su día y brindarle confianza.

Baltodano Reyes señala que esta problemática de uso de aparatos dispositivos en la infancia sin un control adecuado o prevención educativa se presenta en las familias de todos los estratos sociales.

Otro elemento que le llama la atención a Baltodano Reyes es la agresiva publicidad de las compañías que ofrecen estos equipos, y le impacta que cada vez es mayor la exigencia de los niños a sus padres para que les compran estos dispositivos.

También observa que hasta la persona más humilde cree, que dejar en manos de un pequeño un celular le permitirá entretenerlo, divertirlo y que no moleste por un buen rato. “Así que no solo es falta de tiempo sino que, como padres, nos hemos acomodado a esa falsa ventaja que nos dan los dispositivos”, destaca la educadora.

Por lo que instó  a organizar nuestro tiempo y recursos, para que podemos lograr darle a nuestros hijos un espacio de recreación, libros adecuados, y compartir con ellos juegos apropiados a su edad.

Los padres deben poner los límites, las reglas y alternativas pero desde un nivel de relación, afectividad y comprensión. Pero cuando se ha llegado a  un nivel de adicción y pérdida del control debes consultar a los especialistas.

Maravillosos juegos para socializar

La educadora sugiere que es mejor que los infantes jueguen en su entorno natural, que experimentan con la tierra y desarrollen el gusto por la naturaleza; que los padres pueden andar un juguetito en el bolso o colores.

Que los niños jueguen con las palmas de las manos mientras esperan en una fila, los padres también pueden invitar a un amiguito a la casa para que socialice y juegue, esto le dará seguridad y tranquilidad emocional.

Ahora bien, según las edades de los infantes, pueden escoger una cuerda y enseñarle a saltar con los cantos del reloj y la vaca lechera. Otras de sus propuestas es que dibujen en el piso de la casa el juego de la rayuela y brinquen con ellos, agrega Baltodano Reyes.

También invita a esconder un juguete y darle pistas como “frío”, “tibio” y “caliente”.  O bien jugar “Stop” para aprenderse muchas palabras con el alfabeto. Por igual jugar a los listones y que se aprendan los colores.

Por igual puedes recurrir a los juegos de palmas como Pepito o Masaqui,  o juegos de deditos para los más pequeños, el juego de la pelota o del  escondite.

También puedes recurrir a libros de juegos recopilados con el interés de rescatar y recordar nuestra infancia. “Los podes compartir con los pequeños y ayudarlos a desarrollarse en armonía de sus facultades y relaciones sociales”, invita Baltodano Reyes, también autora del libro   “Leyendas granadinas en sitios históricos”.

Compártenos:

Facebook Comments

Portavoz Ciudadano

Somos un medio de comunicación que brindará periodismo responsable. En este sitio usted tendrá una diversidad de información como política, religión, nacionales, cultura, tecnología, deporte, perfiles, análisis y reportajes y temas internacionales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *