La obra literaria de Ernesto Cardenal, de las más reconocidas de hispanoamérica

Redacción Central

PortaVoz Ciudadano

Ernesto Cardenal (Granada, Nicaragua, 1925). Poeta revolucionario y sacerdote católico, se dio a conocer con la obra El corno emplumado.

Comprometido políticamente con los conflictos sociales de su país, desde 1954 participó en las luchas contra el dictador Somoza, y posteriormente fue ordenado sacerdote, tras lo cual residió durante un tiempo en un monasterio de Estados Unidos.

Esta reclusión religiosa supuso para el poeta un oasis de serenidad frente a la deslumbrante ciudad moderna. De regreso en Nicaragua fundó una comunidad en la isla de Solentiname.

Su poesía, reflejo de su radicalismo personal, denunció el sufrimiento y la explotación de las llamadas repúblicas bananeras, temática que centra su Canto nacional.

También se aproximó a las ideas de la teología de la liberación, las cuales se dejan entrever en sus poemarios Salmos, de 1964, y Oración por Marilyn Monroe y otros poemas, de 1965.

Ernesto Cardenal ingresó en 1935 en el Colegio Centro América de los Jesuitas en Granada, donde estudió el bachillerato. Cursó luego filosofía y letras en la Universidad Nacional Autónoma de México, graduándose en 1947.

Entre 1948 y 1949 hizo el posgrado en la Universidad de Columbia, Nueva York. Discípulo de José Coronel Urtecho, integró la llamada “Generación del 40” junto con los poetas Eduardo. Mejía Sánchez y Carlos Martínez Rivas.

Viajó por Europa y en 1950 regresó a Nicaragua. Empezó a escribir sus poemas históricos y a traducir con Coronel Urtecho poesía norteamericana, hasta formar una voluminosa antología.

En su juventud, en 1952, por su poema Con Walker en Nicaragua, el poeta gana el premio del Managua Centenary. Este mismo año funda la editorial El hilo azul.

Integro movimiento armado

En 1954 participó en un movimiento armado que intentó asaltar el Palacio Presidencial, que fue conocido como la Rebelión de Abril.

En 1956 escribió su extenso poema político “Hora cero”. Pero ese año cambió el rumbo de su vida: resolvió profesar e ingresó al Monasterio de Nuestra Señora de Gethsemani, en Kentucky, Estados Unidos, donde Thomas Merton fue su maestro y mentor espiritual. Continuó sus estudios religiosos en México y en Colombia.

Ordenación sacerdotal

Ordenado sacerdote en Managua en 1965, viajó a Estados Unidos para planear la creación de una pequeña comuna contemplativa en Nicaragua, que fundó al año siguiente en el archipiélago de Solentiname.

En 1970 visitó Cuba, relatando su experiencia de la revolución en el libro En Cuba. También conoció los procesos del Perú y Chile.

En octubre de 1977, cuando se inició la primera ofensiva insurreccional, participaron en ella como guerrilleros un grupo de jóvenes de Solentiname, que asaltaron el cuartel San Carlos, por lo que la Guardia somocista destruyó su comunidad y Cardenal fue condenado en ausencia a muchos años de prisión.

Ernesto Cardenal

Ernesto Cardenal, formó parte de la teología de la liberación de la cual el Vaticano nunca estuvo de acuerdo

En 1979, con el triunfo de la Revolución Sandinista, fue nombrado ministro de Cultura, cargo que desempeñó hasta 1988.

La obra de Ernesto Cardenal es coloquialista y a la vez profundamente lírica.

Su poesía, una de las más sólidas y reconocibles de América Latina, se sustenta en el legado del modernismo norteamericano (sobre todo Pound y Williams), pero con otras influencias como la cultura popular o las tradiciones religiosas y científicas, a través de un verso claro pero de gran impacto.

Perteneciente a un brillante grupo de poetas entre los que destacan Coronel Urtecho, P. A. Cuadra y Joaquín Pasos, ya en sus primeros libros, La ciudad deshabitada (1946) y El conquistador (1947), muestra su inclinación hacía una poesía narrativa y épica.

Fue decisiva, para su futura poesía, su lectura de Ezra Pound. En verso libre, con una ironía y un sentido mágico de lo cotidiano, su mejor poesía capta la intensidad alucinante de la vida moderna y se inspira en motivos de su compromiso cívico y en sus experiencias religiosas: Hora cero (1960), Epigramas (1961), Gethsemani Ky (1960) Salmos (1964), Oración por Marilyn Monroe y otros poemas (1965), El estrecho dudoso (1966) y Homenaje a los indios americanos (1969).

A partir de los años setenta su poesía se radicaliza y se vuelve primordialmente instrumento de la acción política: Canto nacional (1972), Oráculo sobre Managua (1973), Tocar el cielo (1981) y Vuelos de victoria (1984).

También publicó Cántico cósmico (1989), Los ovnis de oro (1992), Telescopio en la noche oscura (1993), Antología nueva (1996) y Vida en el amor (1997).

Como ensayista son destacables el volumen dedicado a La poesía nicaragüense de Pablo Antonio Cuadra (1973) y Cristianismo y revolución (1974). En 1998 se publicó el primer volumen de su autobiografía.

Así sobre religión, democracia y paz entre ellos: Ansías y lengua de la poesía nueva nicaragüense (1948), Vida en el amor (meditaciones) (1970), El Evangelio en Solentiname (1975), La paz mundial y la revolución en Nicaragua (1981), Democratización de la cultura (1982), Los campesinos de Solentiname pintan el Evangelio (1982), entre otros.

Los ovnis de oro (1988), Cántico cósmico (1989), El telescopio en la noche oscura (1993); Poesía Completa Tomo I y II (2007), Versos del pluriverso (2005), Hidrógeno enamorado (2012), Somos polvo de estrellas (2013).

De sus memorias: Vida perdida (2003), Los años de Granada (2001) y La revolución perdida, (2004).

Y en los últimos tres años sus poemas de largo aliento: Así en la tierra como en el cielo (2018) y Hijos de las estrellas (2019), ambos editado por Anama.

Dejó un poema inédito

Y este año tenía en revisión su último poema que dejó sin publicar, pero que leyó un fragmento en la Embajada de México en Managua, en un homenaje íntimo entre amigos, y en la que estuvieron presentes la poeta mexicana Lina Zerón, y el grabador mexicano Leopoldo Morales Praxelis, quien le presentó una carpeta de grabados “alusivos a la poesía del poeta como homenaje por sus 95 años y por el significado de su obra poética y escultórica.

Compártenos:

Facebook Comments

Portavoz Ciudadano

Somos un medio de comunicación que brindará periodismo responsable. En este sitio usted tendrá una diversidad de información como política, religión, nacionales, cultura, tecnología, deporte, perfiles, análisis y reportajes y temas internacionales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *